Inner_AboutUs_History

En el productivo año de 1895, el empresario suizo MaxMeyer fundó Colorifico Italiano en Milán. Esta se convertiría en la fábrica MAXMEYER®.

En aquella época los suizos, franceses, alemanes y austrohúngaros residentes en Milán eran particularmente activos en la industria y el comercio.

La fábrica era de tamaño medio, con cerca de 50 empleados, y estaba situada en una zona de prolífica producción industrial y artesanal durante todo el siglo XIX. En estos años empezaron a cobrar importancia las pinturas producidas en polvo y dispersadas en aceite de linaza.

En pocos años los fabricantes de carros pusieron su inventiva tradicional y sus refinadas técnicas al servicio del coche a motor. La fábrica MaxMeyer tomó parte en esta gran aventura.

Durante la década de los años 30 y hasta los 80, MaxMeyer trabajó mano a mano con la industria automovilística italiana. Fiat y Alfa lideraban el mundo del diseño de coches de lujo y deportivos. MaxMeyer respaldó este sector desarrollando productos personalizados y acabados de esmalte fino y estufados que aportaban una gran durabilidad y magníficos colores.

Durante la Segunda Guerra Mundial varios bombardeos dañaron la fábrica, por lo que la producción se trasladó a la Via Comasina, su actual ubicación en Milán.

La planta se construyó de acuerdo con los criterios más modernos y se equipó con una nueva maquinaria más avanzada: MaxMeyer volvía a nacer de forma más evolucionada, convirtiéndose en una verdadera industria química, basada en la tecnología más puntera. Alcanzó un lugar privilegiado en el mercado italiano y además se expandió internacionalmente.

A partir de mediados de los años 50, MaxMeyer estaba presente en el sector del motor y el acero, que se expandía rápidamente, con sus pinturas de nitrocelulosa, producidas especialmente para los talleres.

A principios de la década de los 80, MaxMeyer adquirió su mayor competidor en Italia, Duco, y esto dio lugar al nacimiento de MaxMeyer Duco S.p.A., conocida por su completísima gama de productos que se adaptaban a los requisitos de calidad y simplicidad de uso.

Durante el último siglo, MaxMeyer se ha convertido en el proveedor de acabados internacional más importante, manteniéndose fiel a su filosofía: mejorar el negocio de sus clientes y facilitarle la vida a los pintores ofreciendo productos de gran rendimiento y fáciles de usar.

A través de años de investigación y de aplicación práctica en el servicio a sus clientes, MaxMeyer ha acumulado un valioso know-how profesional.

En el futuro, los productos MaxMeyer seguirán siendo una referencia en el sector gracias a sus excelentes resultados, su simplicidad y efectividad.

En 1997, PPG Industries completó la adquisición de MaxMeyer Duco S.p.A., fortaleciendo así la posición de PPG como líder europeo en el suministro de recubrimientos para automóviles.

 

MAXMEYER® es una marca registrada de PPG Industries Europe, Sarl.

 

Compartir