Descripción

La pintura se levanta de la superficie en forma de escamas. Estas escamas se pueden partir fácilmente y tienden a desprenderse de los bordes de la superficie.

Causa

Pérdida de adherencia entre las capas de pintura y la superficie inferior. Esto puede deberse a:

  1. Contaminación de la superficie por ceras, grasas, aceites, agentes desmoldeantes, agua, corrosión o jabón.
  2. Uso incorrecto o no uso de preparador pasivante de metales en el caso de superficies de acero o de aluminio.
  3. Fijación de la superficie inadecuada.
  4. Superficie demasiado caliente o fría durante el pintado.
  5. Uso de imprimación incorrecta o imprimación no seca completamente.
  6. Viscosidad de la pintura incorrecta, uso de diluyente inapropiado o de baja calidad, presión del aire comprimido excesivamente alta.
  7. Capas de pintura excesivamente gruesas.
  8. Tensiones entre dos capas de pintura adyacentes.

 

Prevención

  1. Asegurarse que la superficie a pintar esté escrupulosamente limpia. Secarla siempre con paños limpios.
  2. Utilizar siempre al acondicionador de metales apropiado. Aplicar la pintura de los 30 minutos tras acondicionar el metal.
  3. Lijar la superficie correctamente antes de su pintado, prestando especial atención en la eliminación del polvo del lijado antes de pintar.
  4. Asegurarse que la superficie se encuentra dentro del rango de temperaturas recomendado durante su pintado y secado.
  5. Seguir el proceso de imprimado correcto y asegurarse de que la imprimación está totalmente seca antes de su repintado.
  6. Diluir la pintura hasta su viscosidad correcta utilizando únicamente diluyentes recomendados. Ajusta la presión del aire comprimido lo más baja posible pero consistente con la atomización adecuada.
  7. Aplicar la pintura en capas finas y mojadas.
  8. Usar el rango de productos del mismo fabricante.

 

Rectificación

Eliminar la pintura sin adherencia, preparar correctamente la base y repintar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir